viernes, 11 de mayo de 2012

Noticias

Dicen los diarios que todo se derrumba. Que los mercados son ahora los que mandan, que el paro ahoga a este país y que esto no hay Dios que lo arregle. Yo tan sólo pienso en las ganas que tengo de perderme contigo bajo las sábanas. Dice la radio que la gente se ha cansado y que cada vez son más las bocas que gritan rebeldía desde Egipto hasta Madrid. Dicen que con Sadam Hussein y con Gadaffi muertos, el mundo es un lugar más seguro pero que lo será más aún cuando caigan Ahmadineyad, Fidel y Hugo Chávez. Yo cuando estoy atrapado en un atasco sólo acierto a pensar en todo lo que te echo de menos. Dice la televisión que este año ha sido el año en el que el Real Madrid ha quedado por encima del Barcelona. Dice la televisión que Andreita ya se comió el pollo y que Paquirrín va a ser padre. Dice que hay terremotos en Japón, inundaciones en Sri Lanka y tornados en Arkansas. Yo no puedo evitar pensar en ti. Que caiga la bolsa en Wall Street me importa menos que quitarte la falda. Que Europa se rompa, que el euro no valga nada, que Italia, Grecia y Portugal estén arruinadas me importa un carajo si duermes cada noche a mi lado. Los contratos basura, las hipotecas a cuarenta años y la falta de oportunidades no me desvelan pero sin embargo si lo hace la última discusión que tuvimos ayer.

Esto lo pienso ahora que paseo por el centro agarrado a tu mano y veo mendigos que huelen a mierda y a fracaso, ateridos de frío y borrachos, que hablan solos. Niñatos imbéciles gritando, puestos hasta las cejas de farlopa, vomitando en las aceras. Yo paso la vista de ellos hasta a ti y te veo bostezar, apoyar tu cabeza sobre mi hombro, encajarte más a mí y sonrío. Vives ajena a todo. Feliz en tu mundo rosa, ajena a toda la mierda que inunda el mundo. Por eso pienso que qué más dará que los Polos se derritan o la deforestación del Amazonas. Qué cojones me importa que China se despierte y que EEUU se siga creyendo el salvador del mundo. Qué más me da el Frente Polisario o Chiapas o Palestina. El mundo es un lodazal nauseabundo. Es posible que sea cierto eso de que otro mundo es posible, pero desde luego no con nosotros viviendo en él. Creo que alguna vez leí que todo cambiará cuando nosotros, los hombres, nos hayamos ido a la mierda y el mundo lo dominen las ratas, las cucarachas o el bicho que sea capaz de sobrevivirnos y estoy totalmente de acuerdo.

Así que voy a pasar de pensar en el Cuerno de África y en las armas nucleares. Voy a dejar de comerme la cabeza con Reyes impuestos por cojones por un dictador, con Repúblicas que nunca llegarán y con Urdangarines que nunca irán a la cárcel. Voy a mandar el mundo a la mierda y te voy a agarrar fuerte por la cintura, te voy a comer la boca, vamos a coger un taxi y vamos a irnos a nuestra casa. Dejaremos un reguero de cadáveres de ropa desde la entrada hasta el dormitorio y vamos a hacer el amor como si no fuéramos a hacerlo nunca más. Porque tú eres mi bálsamo, lo que me salva del día a día. Tú eres todo y lo único que necesito. Por eso vamos a tirar a la basura los diarios, apagaremos la radio y desenchufaremos la televisión. Y el resto del mundo, que se vaya a tomar por culo y que reviente de una puta vez.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la forma en que escribes, es fácil imaginarse todo, y gracias por mencionar a Hugo Chavez como lo que realmente es, un dictador. Un saludo y mi admiración.

    ResponderEliminar
  3. Di que sí, que se vaya todo a la mierda y que viva la republica independiente de mi casa

    ResponderEliminar
  4. me gustó mucho, más amor y menos problemas.

    ResponderEliminar